Egipto. El país de los contrastes…Por Fran Aguirre

En nombre de nuestro compañero Fran Aguirre, lanzamos el primer sueño viajero que nos transporta al increíble Egipto…

Para los amantes de las piedras, de la arqueología y de las culturas ancestrales Egipto representa un paraíso sin parangón alguno en el resto del planeta. No obstante, el contraste entre la antigua cultura y la realidad cotidiana de los egipcios no hace otra cosa que enriquecer un viaje a este país.  He visitado dos veces Egipto, una bajo el régimen de Mubarak en 2008 y otra justo antes de las elecciones que ganaron los Hermanos Musulmanes en 2011.

 

 

La primera sorpresa que te llevas allí es el sonido de las llamadas a la oración, que se van extendiendo por todos los minaretes hasta solaparse. Es como un coro descompasado, pero con cierta musicalidad. El Cairo es una ciudad vibrante, llena de sensaciones, sucia y a la vez brillante. El sonido de las calles es el de cientos de cláxones sonando, a todas horas. Una experiencia intensa es montarse en el coche de un taxista y atravesar la ciudad. El caos circulatorio es total. Donde caben tres coches, los egipcios encuentran sitio para cinco. La flota de vehículos incluye modelos que veía aparcados en la calle en mi infancia (El Renault 8, el 131 supermirafiori,…) El claxon indica a otros vehículos que el coche va a pasar (sí o sí).

 

Las visitas que suelen incluirse son el Museo Egipcio (INCOMPARABLE), la Mezquita de Alabastro, alguna de las muchas Iglesias Coptas que hay, el gran bazar de Khan El-Khalili, La meseta de Gizah, Memphis, Saqqara.

En el crucero en el Nilo es inolvidable el color del agua. Cuando miras al horizonte no es un rio marrón. Es poderosamente azul. La paleta de colores es espectacular. Azul el rio, Verde la vega y Amarillo el desierto. Un vergel contenido en una franja estrecha a ambos lados del cauce que puede dar de comer a todo un país. La tranquilidad que se respira en la cubierta de la motonave viendo pasar palmerales, pescadores en su falucas, pequeños pueblecitos y gentes saludando desde las orillas, solo se rompe ante la llegada de los vendedores ambulantes en barca. Años de entrenamiento les hace acertar al lanzar sus productos hasta la cubierta, amarrados al barco en movimiento. Si el artículo te agrada se empieza la negociación, que acaba con el lanzamiento del dinero en una bolsa de plástico sobre el bote. Jamás se ha visto forma tan peculiar de comerciar.

 

Las paradas del barco están medidas a la perfección. Los templos que se visitan son realmente espectaculares, y parece mentira que sigan en pie, algunos de ellos rozando los 4000 años de edad. Egipto te deja sin palabras.  Resulta complicado imaginar  la cantidad de trabajadores necesarios para construir los monumentos que se visitan. La capacidad de los artistas para plasmar la vida cotidiana en un simple muro te deja atónito.

 

Las visitas incluidas (o facultativas) en cualquier paquete suelen ser Templos de Luxor, Karnak, Valle de los Reyes, Templo funerario de Hatsetsup, Esclusa de Esna, Templo de Edfu, Templo de Kom-Ombo, Abu Simbel, Obelisco Inacabado, Templo de Philae.

Lo más conocido de Egipto pueden ser las Piramides, pero estoy seguro que no es el mayor recuerdo que los visitantes se llevan. Son impresionantes, pero desde mi punto de vista, hay miles de otros monumentos que te dejan mucha más huella. Por ejemplo, increíble es la gran barca solar de Keops, enterrada en el exterior de la pirámide para que pudiera ser usada por el faraón en sus viajes en el otro mundo. Se puede contemplar, a sus 5000 años de antigüedad, en un gran hangar construido para protegerla adecuadamente.

 

La decoración de una simple mastaba que sirve de enterramiento a un humilde  funcionario del faraón puede resultar mucho más impresionante que la gran pirámide de Keops. Un templo rescatado de las aguas puede eclipsar a la propia esfinge, como podría ser el de Philae. La visión de cientos de falucas al atardecer en Aswan, con sus velas al viento, te ayuda a imaginar cómo era la vida de los Egipcios tiempo atrás.

 

Si hablamos de gastronomía, no podemos evitar probar los dulces típicos árabes. Nadie ha sabido mejor combinar los frutos secos y la miel. Sorprende que el chocolate no existe para ellos. Sus tartas de dátiles, los baklabas, el Om Ali, y en general cualquier pequeño pastelillo o pasta son dignos de cualquier restaurante con tres estrellas Michelin. Impresionante también la variedad de los panes que se pueden probar, desde el humilde pita hasta los panes con comino, o con otras especias. El resto de su extensa gastronomía es típicamente mediterránea, con abundancia de uso de calabacines, berenjenas y pimientos. El rey de las carnes es el cordero, aunque lo más consumido es el pollo.

Si, después de las visitas obligadas y normalmente programadas, necesitamos un  poco de relax, podemos considerar la posibilidad de incluir unos días de estancia a orillas del mar rojo. La exclusiva  Sharm El Sheikh o la más discreta Hurgada son las ciudades más visitadas de la costa. Allí es obligatorio disfrutar de un día de paseo por el mar rojo, con sesión de snorkel incluida. Los bancos de coral de la zona albergan todo un arco iris bajo el agua

 

Os animo a todos a visitar este país incomparable.  Es una gran lástima que la situación política y el ambiente de inseguridad creado por los sucesos de los últimos años hagan que este país deje de ser tan visitado.

 

Gracias Fran por haber compartido esta experiencia y dejarnos entrar a los que aún no hemos escogido este destino en nuestro viaje…

“Oír es precioso para el que escucha” Proverbio Egipcio

 

 

 

 

 

3 comentarios en “Egipto. El país de los contrastes…Por Fran Aguirre

  1. Fran, muchísimas gracias por gastar parte de tu tiempo en compartir con nosotros tus experiencias, La verdad es que por un momento me he sentido transportando a Egipto.

    Me gusta

  2. Fran con tu relato has hecho que me entren unas ganas enormes de visitar Egipto. Lo voy a incluir dentro de mis próximos destinos. Gracias por compartirlo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s