Una historia ANIMAL

Una historia que nos gustaría compartir con todos los blogueros🙂

Nuestra compañera Raquel, ha querido hacernos partícipes de la experiencia vivida con su perrita Sira. Para ella una gran experiencia que inició apenas hace un añito y la cual repetiría sin lugar a dudas, anima a todo el mundo a unirse a esta gran iniciativa, que es la de adoptar y dar una segunda oportunidad a nuestros amigos peludos, aquí os dejo su historia… y os animamos a todos a que compartáis vuestra historia ANIMAL!

Sira

El próximo 6 de marzo hará un año que Sira llegó a nuestras vidas. Sira es una galga española que decidimos adoptar. Nos interesamos con tener una mascota y, empezamos a mirar razas que pudiese encajar con nuestros horarios y estilo de vida. Buscábamos un perro adulto que pudiese vivir en un piso, que pudiera estar horas solo por las mañanas y que fuese tranquilo. La raza que encajaba era la de un galgo y, teniendo en cuenta la situación que viven de abandono y maltrato después de ser utilizados para cazar o para  carreras nos decidimos a adoptar un animal que antes había sido maltratado. Así que, nos pusimos en contacto con Galgos112, una organización de voluntarios que está presente en todas las provincias de España y que se dedica a la promoción de las adopciones y a la recuperación de Galgos que llegan enfermos y/o heridos. Posteriormente, tuvo lugar un encuentro con ellos para definir el perfil de perro que podía encajar con nosotros y, plantear dudas acerca de estos animales y la adopción. Al cabo de un tiempo de espera nos avisaron que había llegado una galga de Córdoba de unos dos años y medio, que encajaba con nuestro perfil, nos pasaron su foto y, no dudamos en adoptarla!

A lo largo de este año de convivencia hemos vivido la evolución de Sira. Recuerdo el primer día que estuvo en casa, que no comió ni bebió nada ya que tenía miedo y estaba muy asustada. Poco a poco fue ganando confianza con nosotros, se fue acercando hasta el punto de que ahora te sigue por toda la casa siendo muy cariñosa. Son una raza que pasan muchas horas durmiendo, en casa son calmados y se puede dejarlos solos ya que no destrozan nada . La hemos hecho partícipe de nuestras vidas, ella nos acompaña a muchos sitios, desde ir a comprar en lugares dónde permiten la entrada de animales, a dar un paseo, ir a correr,  también la llevamos a parques que están vallados y habilitados para animales;  es allí donde la podemos soltar para que corra libremente y pueda socializar con otros perros. Aporta mucha satisfacción llegar a casa y encontrar a tu fiel amiga perruna moviendo la cola de felicidad al verte entrar!

En este año ha pasado a  formar parte de la familia, a ser una más de casa y,  piensas porque no decidiste antes adoptar un animal , darle una segunda oportunidad y ser felices!

Con mi testimonio animo a todos/as a adoptar a un animal !!!!

Ahora que ya conocéis la historia de Raquel y Sira, ¿A que os han entrado ganas de adoptar?😉  Seguro que sí !! En tal caso, no dudéis en poneros en contacto con Jennifer o con conmigo, y nosotras os indicaremos la manera de poder hacerlo.

ANIMAROS!!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 Respuestas a “Una historia ANIMAL

  1. Animo a todo el mundo a adoptar, a veces es una mucho mejor solución que el compar. Yo he llegado a tener hasta cinco peludos adoptados y aportan tanto…. Dos de ellos nos dejaron el año pasado para siempre, pero sé que ellos con nosotros y nosotros con ellos fuimos muy felices.

    • Pues yo tengo una perrita adoptada. Mi historia no es tan bonita, pero es singular…

      Mis tres hijas desde que comenzaron a hablar, allá por los cuatro o cinco años me pedían tener un perro en casa. Yo siempre tuve perros de pequeño y siempre me han gustado. No así mi mujer quien, habiendo vivido mucho en el campo, para ella los perros eran más un apoyo a la gestión del ganado que un animal de compañía.

      Llegamos al acuerdo familiar de que cuando las niñas cumpliesen 14 años y pudiesen hacerse cargo del perro, tendríamos uno. Y pasaron los años…

      Cuando mis hijas llegaron a una edad de responsabilización, comenzamos el proceso de decisión. Las aspiraciones de las niñas eran elevadas… Yo quiero un Golden Retriever Pues yo un Coli…¿O por qué no un pastor belga? … aquello parecía una elección de marcas de moda.

      Entonces me impuse: Niñas, no sabeis lo que es tener un perro. Un perro no es una marca de pantalón vaquero. Un perro es una responsabilidad . Así que para que se os quite ese marquismo, vamos a adoptar un perro callejero.

      Y luego, se impuso mi mujer… Bueno, Pablo, pero que sea perra para que no sea agresiva, pequeña para que las cacas no sean grandes y con poco pelo para que no haya que barrer mucho.

      Y allí que nos fuimos un día toda la familia y alguna ilusionada amiga de mis hijas a una de las famosas organizaciones de recogida de perros que hay por las afueras de Madrid para ver a las posibles candidatas.

      Cuando llegamos a las instalaciones vimos que había cientos de perros. Clasificados por tamaños en distintas jaulas, algunos con fuertes taras físicas, ladraban con cierto nerviosismo a la espera de su turno para salir al patio central donde gozaban de cierta libertad los que por allí pululaban.

      Cuando nos acercamos a la cuidadora, una chica de veintitantos, con un piercing en la boca, pelo corto y camiseta rota nos cogió con cierto recelo…

      – ¿Donde va a dormir?
      – Pues habíamos pensado que en el garaje, por eso de los pises…
      – El garaje, con los coches no es el sitio adecuado, -nos contestó, y siguió- Pero vamos a ver… ¿vosotros por qué quereis un perro?
      – Pues mira, es que las niñas lo están pidiendo desde pequeñas
      – ¡Un perro no es un juguete de niñas!- repuso y luego siguió- Pero y vosotros, los padres… ¿Cómo quereis el perro?
      – Pues mira- Mi mujer tomo el mando- que sea pequeño, para que las cacas no huelan, que eche poco pelo, y si puede ladrar poco ….
      – No lo veo… No estoy de acuerdo. Los perros hacen pis, sueltan pelo y ladran. Adoptar un perro es una cosa muy seria y no os veo con la predisposición necesaria. ¡No os doy como familia apta para adoptar!

      Nuestros argumentos de que mirase lo motivados que estábamos, yendo todos juntos 50 km en el coche para adoptar, no le valieron. Los lloros de las niñas de vuelta a casa fueron formidables… A mi nunca me pidieron un carnet para ser padre… sin embargo, ¡me habían rechazado como adoptador de perros!

      Obviamente, la segunda visita al cabo de una semana, a otra instalación de la misma entidad fui solo y preparado. Tenía las respuestas preparadas… “Es el hijo que nunca tuve”…”dormirá a los pies de mi cama”… etc.

      Desde hace cinco años tenemos una perrita con algo de sangre chiuahua. Es feucha, pero la queremos mucho. Debía tener algún trauma infantil porque al principio era muy miedosa. Ahora, es la que mas alegre me recibe cuando llego a casa y nos acompaña a todos mucho. Con ella, la familia se completa.

Para hacer un comentario debes indicar tu dirección de email, pero ésta no se mostrará públicamente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s